Zola – “Siete Maletas”

A mediados de los 90 surgieron un buen número de grupos de pop intimista, con referentes tan excitantes como el pop francés de los 60 o las Vainica Doble, la mayoría con chicas a la voz, entre ellos Le Mans, La Buena Vida, Niza, Nosoträsh… y todos ellos en discográficas que ahora están entre mis favoritas, Elefant, Siesta o Jabalina. Jabalina precisamente es la compañía que editó el primer álbum de Zola, solo editaron dos, este “Siete Maletas” que el disco del día de hoy.
“Siete Maletas” se editó en 2003, (uff, cómo pasa el tiempo!) y sigue la estela de los discos de todos esos grupos mencionados antes, es un disco meláncolico y delicado, de esos que te acompañan en una tarde calurosa de verano en las que el tiempo discurre más despacio de lo normal. La primera canción que me atrapó del disco fue “Veraniega”, pero la estrella sin duda y la que he seguido escuchando infinidad de veces en estos años es “Aquel Verano Que Estuve Enfermo”, una pasada de canción, de las que se quedan para siempre. Otro disco bonito y van….

Hizo tanto calor
que pense que me ahogaba
vi el verano pasar
desde esta ventana

Te veia cruzar
empezar tus mañanas
una barra de pan
el pais y un semana

y recuerdo oirte reir
al gritar: “¿como estas?”
“hoy mejor, muchas gracias”
“¡ay que ver que guapa estas
esta mañana!”
Esta mañana

Te envidiaba el andar
y el color de tu ropa
Me venias a ver
al volver de la compra
Te escuchaba subir
y empujabas la puerta
preguntando porque
la encontrabas abierta

Y recuerdo el olor a cafe
y a ti diciendome:
“tendrias que salir
de vez en cuando”
“ya lo se…”

como explicarte
mi enfermedad
lo que sentia
no era capaz
me puse enfermo
desde el momento
en que te oi decir:
“Sigamos siendo amigos”
Sigamos siendo amigos.

ó https://itun.es/es/eprvK

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

El Aerolito Dylan – Parade

 

Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais… atacar naves en llamas más allá de Orión, he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser.

Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

Es hora de morir.

Con estas famosas frases del monólogo final de Roy Batty en  Blade Runner arranca “Metaluna” una de las canciones del primer disco de Parade y ya es toda una declaración de intenciones.

Parade o Antonio Galvañ, tanto monta monta tanto, es una de esas cosas raras en el panorama musical español, cinco espectaculares discos después y un precioso recopilatorio, con rarezas  y algunos de sus clásicos, sigue siendo un perfecto desconocido para el gran público, y como siempre digo, quizás sea mejor así.

Yo descubrí a Parade con su segundo disco, Consecuencias de un mal uso de la electricidad (2000) y aquella canción “Mi primer contacto” que me hubiera ido también 10 años antes  “Tengo 22 años y este es primer contacto…” y de ahí , como siempre, vuelta a atrás a recuperar su primer disco “Parade”. Desde entonces nunca he dejado de seguir su carrera, coherente como pocas, tanto en Spicnic, el sello de Nacho Canut, como en mi adorado

Los Fantasmas del Paraiso

sello Jabalina con Tanis Abellán. Entre sus múltiples colaboraciones es imprescindible el EP de los Fantasmas del Paraíso con otro genio, Fernando Márquez “El Zurdo”, tiene un precioso homenaje a las Vainica Doble que es una de mis favoritas de siempre “La Bella Durmiente“. Su carrera esta repleta de grandes canciones, su universo particular, con constantes referencias a la astronomía, Tim Burton, Superman, los zombies, los cuentos clásicos.. no puede dejar indiferente a nadie, al menos en mi opinión, claro.

Un ejemplo claro de como es la imaginería de Parade es esta canción que se ha convertido en el “soplo” de hoy “El Aerolito Dylan“, una magnífica explicación de la catarsis que llevo a Bob Dylan a “abandonar” su guitarra acústica e introducir sonidos eléctricos en sus canciones y que le convirtieron en el mito que hoy conocemos.

Parade es único, yo lo sé, el seguro que también, ahora os toca a vosotros.

El Aerolito Dylan

Paseaba con Dylan

era el verano del 65

centelleaban las Perseidas

cuando se volvió y me dijo

“Mañana toco en Newport

y estoy un poco confundido,

tráeme mi guitarra

sigamos esos meteoritos”

Así que subimos

hasta lo alto de la colina

él tocaba con su acústica

“Song to Woody”, “Chimes of freedom”

Entonces, un hilo finísimo

le atravesó, encendido

la noche de San Lorenzo

marcó a Bobby su camino

“Judas”, le llamaron “Judas”

Pero solo yo sabía

que todo fue un aerolito

el aerolito Dylan

Al cabo de un rato

recuperó la consciencia

la guitarra estaba rota

me miró con suficiencia

“No la necesito –me dijo-

he tenido una idea

el mercurio ardiente

ya se como suena

mañana tocaré

con la guitarra eléctrica”

Y sólo yo sabía

que fue el aerolito Dylan…

 

 

La copia de la  letra viene de  este pedazo de blog sobre Bob Dylan

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)